El origen de la llorona de Ecuador

El origen de La Llorona es bien conocido en Ecuador. La leyenda cuenta hace muchos años, una mujer fue abandonada por su esposo. Ella se quedó sola, sin image076dinero y con un pequeño niño a cuestas. Esta situación enloqueció por completo a la mujer que había creído ciegamente en el hombre que luego la engaño y humilló. En un arrebato de total locura ella se dirigió rápidamente al rio, en donde ahogó a su hijo. Luego, al tiempo recobró temporalmente la cordura y se dirigió al rio para buscar a su hijo. Con el correr de los días encontró el cuerpo, pero al mismo le faltaba un dedo.

Esta imagen devastadora hizo que La Llorona rompiera en llanto, así se mantuvo hasta que finalmente se quitó la vida. Pero la muerte no fue el final, porque ella volvería en forma de espíritu en pena. El castigo por su crimen es vivir para siempre con la angustia de lo que ha hecho en su conciencia. Por eso camina por las noches, llorando desgarradoramente, pidiendo por su hijo mientras deambula de un lado a otro. Dicen que ataca a las personas que encuentra solas y desprevenidas y les corta el dedo meñique en señal de venganza por su hijo.

Dentro de esta leyenda, también se encuentra la creencia popular de que la llorona se aparece en las casas de las mujeres que están por dar a luz. El espectro busca desesperadamente robarse un bebé para suplantar a su propio hijo ahogado. Por eso, es costumbre en Ecuador llenar de dulces la casa, para que la malvada se empalague y se vaya antes de poder siquiera acercarse al bebé.